La teoría del contenido de los estereotipos de Susan Fiske


Figura 1. Estereotipos publicitarios. Guía de la buena esposa de 1953 y Rosie the Riveter de 1942.
Figura 1. Estereotipos publicitarios. Guía de la buena esposa de 1953 y Rosie the Riveter de 1942.

La teoría del contenido de los estereotipos de Susan Fiske se enmarca dentro de la percepción social o percepción de alto nivel que refleja las presiones evolutivas a las que se someten animales sociales al determinar de manera inmediata si un individuo con el que se encuentran es amigo o enemigo. Esta teoría se refiere a las actitudes, emociones y conductas asociadas con estereotipos. Estos estereotipos proveen información sobre la estructura social en términos de competencia y estatus. Los estereotipos se construyen sobre la base de dos dimensiones: Cálidez y Competencia. De acuerdo con la presencia percibida de cada una de estas dimensiones se encasilla a los individuos en una de cuatro categorías: (i) Alta calidez y alta competencia, (ii) baja calidez y baja competencia; (iii) alta calidez y baja competencia, (iv) baja calidez y baja competencia. Aunque todos se derivan de la cognición y rigen las reacciones conductuales y afectivas, los últimos dos generan reacciones afectivas y conductuales ambivalentes especialmente marcadas. (Fiske, S. T., Cuddy, A. J. C., & Glick, P., 2007)[1] . En conclusión, el modelo de la teoría de contenido de los estereotipos pretende describir la configuración de un grupo social específico que resulta en los estereotipos de cómo los individuos se perciben unos a otros de acuerdo con las dimensiones de calidez y competencia (Fiske, S. T., 2012)[2] .




Dos dimensiones.

Las dos dimensiones de los estereotipos le sirven a las personas para inferir las intensiones que otros tienen o pueden tener con ellos; esto representa una gran parte de la percepción social. De esta manera, se puede inferir si una relación es cooperativa o competitiva. Si una persona es percibida como cooperativa se infiere que se tiene con ella metas compartidas, resultados conjuntos y valores en común. Lo anterior se relaciona con la dimensión de calidez con la que estereotipamos relacionamos amigos y aliados; esta dimensión es la que primero se percibe de las dos y los juicios de calidez se sobreponen a los de competencia por su peso afectivo y conductual. Lo anterior se le atribuye a su estrecha relación con la supervivencia dado que es más importante saber si la otra persona es más propensa a actos cooperativos o dañinos que su capacidad para llevarlas a cabo. La dimensión de calidez predice la valencia del juicio interpersonal, es decir si la impresión que se tiene de alguien es positiva o negativa (Fiske et al, 2007).
Por otro lado, las personas requieren la dimensión de competencia para saber si los otros tienen la capacidad de actuar las metas e intenciones que se les atribuyen. La competencia percibida se infiere del estatus, la meritocracia, el éxito económico y el prestigio de acuerdo con investigaciones realizadas en varias sociedades occidentales. Los juicios de competencia determinan qué tan extrema es la impresión que se tiene sobre una persona, es decir qué tan negativa o positiva es. Los juicios de baja competencia evocan rasgos de desconfianza, hostilidad y disgusto. Contrariamente, los juicios de alta competencia se asocian con admiración y orgullo. Las personas tienden a asociarse con los individuos a quienes se le reconoce ésta última. (Fiske et al, 2007).

Estereotipos

Figura 2. Representación esquematica de comportamientos positivos y negativos y mapa de estereotipos. Estereotipos de competencia se representan en el eje x y los de calidez en el eje y. Las emociones están representadas por flechas rojas en los ejes diagonales. De esta forma los diferentes cuadrantes reciben un prejuicio emocional predicho y dos conductas predichas. Tendencias conductuales se representan con flechas azules en los ejes horizontal y vertical.*
Figura 2. Representación esquematica de comportamientos positivos y negativos y mapa de estereotipos. Estereotipos de competencia se representan en el eje x y los de calidez en el eje y. Las emociones están representadas por flechas rojas en los ejes diagonales. De esta forma los diferentes cuadrantes reciben un prejuicio emocional predicho y dos conductas predichas. Tendencias conductuales se representan con flechas azules en los ejes horizontal y vertical.*
Los estereotipos determinan si una persona es aceptada o discriminada socialmente. Los grupos aceptados dentro de una sociedad se perciben tanto cálidos como competentes mientras que los grupos discriminados generan valencias ambivalentes y atribuciones negativas. Los prejuicios son atribuciones cognitivas derivadas de los estereotipos que influyen en las conductas y respuestas afectivas tanto positivas como negativas hacia los otros (Fiske, 2012).

1. Alta calidez y alta competencia

Estos grupos inspiran orgullo y admiración. Reciben ayuda, protección activa y facilitación pasiva por parte de la sociedad. En Estados Unidos y Canadá se incluye en esta categoría a: los blancos, la clase media, los cristianos, la gente educada, adultos, heterosexuales y mujeres en general (Fiske, 2012).

2. Baja calidez y baja competencia

Estos grupos son percibidos como "parias" (Fiske, 2012), generan desprecio, negligencia, daño activo y/o pasivo y poca o ninguna facilitación (Fiske, 2007). En Canadá este grupo incluye a gente pobre y sin educación. En Estados Unidos, los grupos percibidos con más valencia negativa incluyen a la gente pobre de cualquier raza, a los que reciben ayudas económicos y de salud, a los indigentes, drogadictos e imigrantes. En el resto del mundo el hallazgo acerca de la gente de escasos recursos y los imigrantes es consistente con estos resultados (Fiske, 2012).

3. Alta calidez y baja competencia

Con estos grupos se asocia la buena naturaleza, la sinceridad, la calidez y la confiabilidad, así como la incompetencia, la incapacidad y la ineficiencia. A ellos pertenecen las amas de casa, (Cuddy, A. J. C., Fiske, S. T., & Glick, P., 2004)[3] la gente de la tercera edad, las personas con lesiones cerebrales o algún tipo de enfermedad mental y los discapacitados. (Fiske et al, 2007).

4. Baja calidez y alta competencia

Con estos grupos se asocian las atribuciones de competencia, antipatía, frialdad e inteligencia. Estos grupos sufren daño activo, facilitación pasiva y envidia. A ellos pertenecen las mamás que trabajan, algunos subtipos de hombres homosexuales, los asiáticos y sus descendientes americanos. (Fiske et al, 2004).


  • Reproducido por Fiske (2007) con el permiso de Cuddy, A. J. C., Fiske, S. T., Glick, P. (2007). The BIAS map: Behaviours From Intergroup Affect and Stereotype. Journal of Personality and Social Psychology, 22, 4, 631-648.

  1. ^ Fiske, S. T., Cuddy, A. J. C., & Glick, P. (2007). Universal Dimensions of Social Cognition: Warmth and Competence. Trends in Cognitive Sciences, 11, 2, 77-83
  2. ^ Fiske, S. T., (2012). Warmth and Competence: Stereotype Content Issues for Clinicians and Researchers. Canadian Psychology, 53, 1, 14-20.
  3. ^ Cuddy, A. J. C., Fiske, S. T., & Glick, P. (2004). When Professionals Become Mothers, Warmth Doesn't Cut the Ice. Journal of Social Issues, 60, 4, 701-718.