Percepción del olfato






El olfato es un “receptor químico”. En los humanos, este sistema esta conformado por millones de neuronas olfatorias localizadas dentro de la cavidad nasal. Cada una de estas neuronas sensoriales expresa uno de aproximadamente 350 genes receptores de olor, lo que le confiere a esa neurona sensibilidad a moléculas de olor especificas, que se unirán y activaran el respectivo receptor (Andreas, K & Vosshall, L, 2004). Así, el olfato no seria un sentido "espectral" como la visión o el oído, sino más bien, consistiría de un gran numero de receptores muy específicos. Aun se sabe muy poco acerca de como esta información es interpretada por el cerebro.

Se han propuesto varias teorías para explicar cómo somos capaces de percibir los olores, aunque ninguna es completamente satisfactoria. Algunas como la de Henning y la de Amoore se centran en la clasificación de los olores. Henning propuso 6 olores básicos (podrido, fragante, etéreo, quemado, resinoso y olor a especias), pero estas clasificaciones dependían enormemente de la subjetividad de las personas, y por lo tanto no son muy confiables. El modelo de Amoore enfatiza la estructura química de los olores, en lo que se conoce como “teoría estereoquímica”. Así, propuso que las moléculas de olor tenían diferentes formas, y estas solo podían activar receptores específicos para ellas, como Henning, también propuso una clasificación de los olores, con base en sus formas. Dicha teoría es controversial, puesto que, por ejemplo, habían juicios muy diferentes para moléculas con forma y tamaño parecido (Matlin, M. W., & Foley, H. J, 1996)

.


henning.jpg
Prisma de Henning

Umbral absoluto


El umbral absoluto es la mínima intensidad necesaria de un estimulo para que esta sea percibido el 50% de las veces. Los umbrales absolutos olfatorios son difíciles de medir, especialmente por la dificultad de controlar la cantidad de partículas de la sustancia que llegan a la nariz. Aun así se sabe que los humanos son muy sensibles a algunos olores. Por ejemplo, para percibir el olor del sulfuro de hidrógeno (huevos podridos) solo se necesita una concentración de 0.00018 mg/ L de aire. Sin embargo, esto solo es para percibir la presencia de un olor (decir si hay algún olor o no), para su identificación probablemente se necesitaría una concentración mayor. Los umbrales para diferentes sustancias varían considerablemente ( de 0,00001 a 500,000 partículas por mil millones), además, estos umbrales varían de persona a persona.





Adaptación


La adaptación es la reducción de la sensibilidad hacia un estimulo olfatorio en razón del tiempo de exposición. En promedio, la magnitud percibida de un olor disminuye un 2.5% cada segundo. Aun no se sabe con claridad por qué se da este fenómeno, pero parece estar conectado a niveles de procesamiento superiores, en vez de estar asociado a los receptores (Matlin, M. W., & Foley, H. J, 1996).

.



Reconocimiento de olores


los humanos no son tan buenos reconociendo olores como otras especies, pues solo tienen aproximadamente 350 genes receptores de olor funcionales en comparación a los 1000 de los ratones (Andreas, K & Vosshall, L, 2004). Aun así se sabe que los humanos pueden discriminar una gran cantidad de olores si se someten a un "entrenamiento". Esto se debe a que muchas veces los errores en el reconocimiento de los olores son causados por una falta de vocabulario para expresarlos. Se sabe que las mujeres son más sensibles y discriminan mejor los olores que los hombres, especialmente durante la menstruación (Matlin, M. W., & Foley, H. J, 1996)

.

image045.png
Particulas por millón necesarias para percibir el olor de algunas sustancias.



Bibliografía





Matlin, M. W., & Foley, H. J. (1996). Sensación y percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana. Cap. 13


Keller, Andreas & Vosshall, leslie. (octubre, 2004) . Human olfactory Psychophysiscs. Current Biology.
Percepción del olfato


El olfato es un “receptor químico”. Se han propuesto varias teorías para explicar cómo somos capaces de percibir los olores, aunque ninguna es completamente satisfactoria. Algunas como la de Henning y la de Amoore se centran en la clasificación de los olores. Henning propuso 6 olores básicos (podrido, fragante, etéreo, quemado, resinoso y olor a especias), pero estas clasificaciones dependían enormemente de la subjetividad de las personas. El modelo de Amoore enfatiza la estructura química de los olores, en lo que se conoce como “teoría estereoquímica”. Asi propuso que las moléculas de olor tenían diferentes formas, y estas solo podían activar receptores esp
Descripción: Prisma de Henning
Descripción: Prisma de Henning
ecíficos para ellas, como Henning, también propuso una clasificación de los olores. Dicha teoría es controversial, puesto que, por ejemplo, había juicios muy diferentes para moléculas con forma y tamaño parecido.

Umbral absoluto
Los umbrales absolutos olfatorios son difíciles de medir. Aun así se sabe que los humanos son muy sensibles a algunos olores. Por ejemplo, para percibir el olor del sulfuro de hidrogeno (huevos podridos) solo se necesita una concentración de 0.00018 mg/ L de aire. Aun así, esto solo es para percibir la presencia de un olor, para su identificación probablemente se necesitaría una concentración mayor.
Adaptación
La adaptación es la reducción de la sensibilidad hacia un estímulo olfatorio en razón del tiempo de exposición. En promedio, la magnitud percibida de un olor disminuye un 2.5% cada segundo. Aun no se sabe con claridad por qué se da este fenómeno, pero parece estar conectado a niveles de procesamiento superiores.
Reconocimiento de olores
Los humanos no son tan buenos reconociendo olores familiares como otras especies, por ejemplo, los perros. Aun así se sabe que los humanos pueden discriminar una gran cantidad de olores, si se someten a un "entrenamiento", esto se debe a que muchas veces los errores en el reconocimiento de los olores se deben a una falta de vocabulario para expresarlo. Se sabe que las mujeres son más sensibles y discriminan mejor los olores que los hombres.