Mezcla de colores


El color es una sensación consciente que resulta de la interacción de la interacción de los sentidos con un estímulo luminoso. De acuerdo con esto, la psicofísica intenta describir y medir de la forma más adecuada la relación entre la experiencia sensorial y los parámetros de estimulación. Por el otro lado, las estrategias fisiológicas estudian la relación entre el estímulo, la experiencia sensorial y el sistema visual. Sin embargo, la psicofísica es la que ha preparado el terreno para el estudio de la percepción del color (Luna & Tudela, 2006).

Para el estudio del color se toman en cuenta tres factores físicos que direccionan el estímulo hacia tres experiencias conscientes. Primero, las longitudes de onda llevan a que el humano perciba el matiz que hace referencia a la cualidad que diferencia un color de otro. Sin embargo los colores no espectrales no relacionados con las longitudes de onda. Segundo, la pureza de un color conduce el estímulo a la saturación, la cual es un atributo de una sensación visual que le permite al observador determinar en qué se diferencian los estímulos cromáticos y los acromáticos independientemente de su brillo. Por último, la amplitud conduce a la percepción de brillantez que es la cantidad de luz que un estímulo puede emitir. En relación, los observadores también perciben la claridad que es un atributo que permite percibir estímulos que reflejan la luz (Luna et al, 2006)

En efecto, estas condiciones permiten que se pueda hacer mezclas aditivas o sustractivas. La primera hace referencia a la combinación de diferentes emisiones de luz del espectro electromagnético, lo cual producirá colores de diferentes matices y saturaciones.

Existen pares de colores complementarios que al mezclarse en proporciones adecuadas producen una igualación con un color acromático determinado. En este caso si se mezclan luces rojas, verdes y azul el acromático resultante sería el blanco.
aditiva.gif (Glosario gráfico, 2012)


Por otro lado, los colores pueden mezclarse de manera no aditiva, mejor dicho, de manera sustractiva. Ésta establece que las longitudes de ondas absorbidas y reflejadas suelen ser afectadas a manera de resta. Por esto se usan pigmentos para le explicación de este fenómeno, en la mezcla de pigmentos se presentan dichas características sustractiva. Esto se debe a que se sustraen la longitudes de ondas reflejadas y absorbidas de pendiendo de los dos colores mezclados produciendo una nuevas características. Debido a esto, la sustracción de las ondas reflejadas llega a su máxima expresión en la ausencia de luz reflejada y la totalidad de luz absorbida, que sería el color negro, y se obtendría a partir de la mezcla o sustracción de todos los colores.


sustractiva.png
El establecimiento de estas teorías produjo nuevo desarrollo en el estudio de la percepción visual, sobre todo en la percepción de color. Se establecieron nuevas teorías de color como tricromaticidad, que expone la división sensorial del color en tres grupos o colores fundamentales: rojo, verde y azul.