Métodos clásicos de investigación

Una de las metodologías que se utiliza para investigar los fenómenos perceptuales es la del campo de la psicofísica. La psicofísica, o percepción física, se entiende como la percepción del comportamiento físico de los objetos en el espacio y tiempo (Balasch, 1991).[1] Es decir, la psicofísica estudia las propiedades de los objetos y las reacciones psicológicas que tenemos ante dichas propiedades (Matlin & Foley, 1996).[2]

Los métodos psicofísicos fueron desarrollados en Leipzig por el médico Gustav Theodor Fechner (1801-1887), quién centró sus estudios en la investigación natural y tratamiento matemático de la fisiología de la actividad sensorial. Fechner, al dedicarse a “la búsqueda de sustento empírico para la concepción pampsiquica del mundo” (Sprung, 1983)[3] fue el primero en desarrollar un método sistemático dentro del estudio de las experiencias psicológicas (Matlin & Foley, 1996).

200px-Gustav_Fechner.jpg
Gustav Theodor Fechner (1801-1887).

El principal reto para la psicofísica, que busca estudiar la relación entre la experiencia perceptual y la actividad cerebral, es que aunque las características de los estímulos físicos son fácilmente cuantificables, la percepción humana está mediada por la experiencia subjetiva y constituye un fenómeno no observable. Es por lo anterior que los psicólogos, para lograr cuantificar la dimensión interna, utilizan con los métodos clásicos de detección la medición de conductas que buscan determinar umbrales absolutos(Aznar, 2009).[4]



Un umbral absoluto es la diferencia más pequeña que se requiere para detectar un estímulo el 50% de las veces que se presenta, por lo cual la detección del umbral es progresiva (Matlin & Foley, 1996).


Existen tres formas mediante las cuales se puede detectar un umbral absoluto dentro de los métodos clásicos de la detección. Estos son: el método de los limites, el método de ajuste y el método de estímulos constantes.

El método de los límites

Este método puede ser tanto ascendente como descendente. En el método ascendente a la persona se le presenta un estimulo débil (que este por debajo de su umbral absoluto) y se le van presentado cada vez estímulos más intensos hasta que reporte haberlo percibido. Un ejemplo para esto es diluir azúcar en un vaso con agua hasta que la persona perciba el sabor dulce, es decir primero el agua se presenta sola y se le van agregando cucharadas de azúcar de forma ascendente hasta que el observador reporte el estímulo.

Por el contrario, en el método descendente a la persona se le presenta un estimulo fácilmente detectable (que este por encima de su umbral absoluto) y se le van presentado estímulos cada vez mas débiles hasta que reporte no poder percibirlo. En este caso, el ejemplo del agua con azúcar se usaría al contrario, en donde se le presenta al observador en primer lugar el vaso azucarado y se le va reduciendo el azúcar hasta que este reporte que no hay sabor dulce o azúcar en el agua.
metodos_clasicos.jpg
Métodos Clásicos de detección

Es frecuente encontrar dos tipos de errores en la aplicación de este método. Estos son: el error de habituación y el error de anticipación. Estos errores consisten en reportar datos que no corresponden con lo que en verdad se está percibiendo.
En el error de habituación, la persona piensa que el estímulo continúa siendo el mismo, a pesar de percibir cosas diferentes, y reporta de acuerdo a su creencia mas no a su percepción. En este caso, el observador continúa diciendo que percibe el estímulo aunque este no esté presente o sea distinto. El error de anticipación es lo contrario, y es cuando la persona anticipa cambios en el estímulo aunque estos no estén ocurriendo, entonces la persona piensa que el estímulo cambió y es lo que reporta. En ambos casos se puede ver como los errores sesgan la prueba ya que el auto- reporte no muestra la verdadera percepción de los observadores pues su criterio se ve afectado.

El método de ajuste

En el método de ajuste el observador tiene la posibilidad de hacer ajustes continuos en la intensidad del estímulo. Este es el método menos utilizado debido a que es muy fácil hacer trampa porque es el observador el que tiene el control del experimento. Un ejemplo de esto es cuando una persona ajusta el volumen del televisor antes de dormir para que el sonido apenas pueda ser percibido.

El método de estímulos constantes

En este método el experimentador escoge un número constante de estímulos, que van desde estímulos fácilmente detectables hasta estímulos débiles, y los presenta en orden aleatorio y de forma constante. Un aspecto negativo es que este método requiere mucho tiempo porque los estímulos deben ser probados con anterioridad, sin embargo, es con el que se obtiene una mejor medición del umbral pues se eliminan sesgos como los errores de habituación y anticipación debido a que se presentan de forma aleatoria, es decir que es el método más confiable.El ejemplo del agua con azúcar puede ilustrar este mismo método, pues se aplicaría de forma similar, sin embargo se haría de manera aleatoria para evitar sesgos.









  1. ^ Balasch, J.P (1991). Percepción: usos y teorías. Apunts: Educacion Fisica I Esports (25), 09-14. Recuperado el 27 de febrero, de
    http://articulos-apunts.edittec.com/25/es/025_009-014_es.pdf
  2. ^ Matlin, M.W & Foley, H.J. (1996). Sensación y percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana. Cap 2, pp- 17-43
  3. ^ Sprung, L. (1983). Gustav Theodor Fechner y el surgimiento de la psicología experimental. Revista latinoamericana de psicología (25) N 003, 349-368. Recuperado el 27 de febrero, de http://redalyc.uaemex.mx/pdf/805/80515304.pdf
  4. ^
    Aznar, J.A (2009). Introducción a la psicofísica. Recuperado el 27 de febrero, de http://diposit.ub.edu/dspace/handle/2445/9922.