Ilusiones de distancia


La percepción de la distancia o profundidad depende, en principio, de tres factores básicos: la distancia egocéntrica, la distancia relativa, y la percepción de la profundidad. No obstante, es un fenómeno automatizado e involuntario[1] . De esta manera, la información provista por el sistema visual puede ser engañosa. Algunos ejemplos son expuestos a continuación.

Figuras imposibles
Fig. 1.1: Una figura imposible
Fig. 1.1: Una figura imposible

En lo que concierne a las ilusiones de distancia, e ilusiones opticas en general, las figuras imposibles son inescapables. Las figuras imposibles son representaciones bidimensionales de objetos tridimensionales, los cuales a simple vista son normales, pero que luego revelan características imposibles en el mundo físico. En la figura 1, se puede evidenciar cómo la percepción interpreta un plano como una representación de un sólido. Una posible explicación para este fenómeno se daría a partir de los factores (claves pictóricas) que influyen en la percepción de la distancia. En este caso, entrarían en juego los factores conocidos como interposición, perspectiva lineal, y sombreado[2] .


Distancia y profundidad en el arte

Una de las mayores fuentes tanto de representaciones de distancia y profundidad, como de ilusiones, es el arte. La pintura y el cine se han encargado de transmitir la sensación tridimensional po
Fig. 1.2: Reconstrucción del templo de Jerusalén. ca.1300 d.C.. Los errores en la representación del tamaño y la distancia hacen que la escena se vea inusual.
Fig. 1.2: Reconstrucción del templo de Jerusalén. ca.1300 d.C.. Los errores en la representación del tamaño y la distancia hacen que la escena se vea inusual.
r medios bidimensionales, como lo son la superficie de un lienzo o una pantalla. Esto es logrado mediante el uso de claves pictóricas para dar la ilusión de profundidad. Sin embargo, es fácil ver que, en ausencia o mal uso de las claves pictóricas, no se logra percibir distancia y profundidad efectivamente. Al observar la figura 1.2, es evidente que la pintura no representa fielmente la realidad, debido tanto a errores en aspectos relacionados con el tamaño, como aquellos relacionados con la profundidad.
Fig. 1.3: La scuola di Atene, de Rafael. El realismo en su máxima expresión deja apreciar las claves pictoricas bien utilizadas.
Fig. 1.3: La scuola di Atene, de Rafael. El realismo en su máxima expresión deja apreciar las claves pictoricas bien utilizadas.


Por el contrario, la figura 1.3 incluye todos los factores necesarios para generar una percepción de distancia y profundidad que se asemeja bastante

a la realidad.











Ilusiones de tamaño


Fig. 2.1: Ilusión de Ebbinghaus. Los círculos naranjas son del mismo tamaño.
Fig. 2.1: Ilusión de Ebbinghaus. Los círculos naranjas son del mismo tamaño.
Este tipo de ilusiones se caracteriza por el juicio erróneo emitido por las personas, al percibir el área en dos dimensiones o el tamaño de los objetos.

En las figuras 2.1 y 2.2 los círculos más interiores se perciben con un tamaño distinto, aunque en realidad tienen el mismo. Esto ocurre debido a que los objetos inductores (círculos grises en la fig 2.1 y círculos exteriores en la fig. 2.2) que se presentan en
Fig. 2.2: Ilusión de Delboeuf. Los círculos negros al interior parecen, pero no son, de distinto tamaño.
Fig. 2.2: Ilusión de Delboeuf. Los círculos negros al interior parecen, pero no son, de distinto tamaño.
las figuras alteran el tamaño aparente de los objetos. Consecuentemente, la presencia de objetos inductores genera percepciones equivocadas acerca del tamaño de los objetos.







Ilusión de la luna

Ver artículo completo (Ilusión de la luna)

Habitación de Ames

En este caso, la ilusión consiste de una habitación que, vista desde cierto punto, se ve como cualquier otra. En realidad, la habitación es

Fig. 2.3: Construcción de la Habitación de Ames.
Fig. 2.3: Construcción de la Habitación de Ames.

dispar, ya que las paredes y el suelo están inclinados. La figura 2.3 muestra un diagrama de la habitación. La pared izquierda está más alejada del punto de observación, y supera en altura a la pared derecha. La distorción generada es que, en vez de verse más lejos o más cerca, las personas dentro de la habitación "cambian de tamaño" según en dónde estén[3] . En la figura
Fig. 2.4: Habitación de Ames.
Fig. 2.4: Habitación de Ames.

2.4 se ve claramente este punto.

external image moz-screenshot.png
  1. ^ Matlin, M. W., & Foley, H. J.. (1996). Percepción de la distancia y el tamaño. Sensación y percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana.
  2. ^ ibidem
  3. ^ ibidem