Ilusión de la Luna
Imagen1grafica.png
Figura 1.1. Diagrama de la distancia aparente de la luna. La atmósfera (en azul) es percibida como la línea punteada, es decir que el cielo es percibido como aplanado. Los círculos grandes, que son del mismo tamaño, representan el verdadero tamaño de la luna cuando está en el cenit y sobre el horizonte. El círculo pequeño sobre la línea punteada representa el tamaño percibido de la luna cuando se encuentra en el cenit. La explicación de este fenómeno será dada en detalle más adelante.

La luna se ve mucho más grande en el horizonte que cuando esta arriba en el cielo. Sin embargo, en las fotos suele verse del mismo tamaño, no importa si se encuentra en el horizonte o arriba en el cielo. El cambio de tamaño que percibimos es un efecto psicológico, no un efecto óptico. A esto se le llama la ilusión de la luna.

Aunque esta ilusión se repita de igual manera con el sol, existen varias diferencias entre el sol y la luna. Primero, a pesar de que la luna es enorme, “-su diámetro es casi del ancho de Estados Unidos” (Matlin & Foley, 1996, Pág. 210), el sol es mucho más grande. Segundo, el sol esta mucho más alejado de la tierra que la luna, pero percibimos que están a la misma distancia cuando se les compara en partes iguales del cielo. La percepción del tamaño del sol en diferentes partes del cielo es un ejemplo de que “…el mecanismo de la constancia de tamaño se derrumba ante la dificultad de juzgar las distancias celestiales” (Matlin & Foley, 1996, Pág 210). Como probaron Holway y Boring, es un hecho que el ángulo visual juega un rol esencial en la percepción del tamaño cuando no se tiene información alguna de la distancia.

Cuando la luna esta sobre el horizonte, se suele percibir masomenos 30% más grande que cuando está en el cenit (arriba en el cielo). Este fenómeno ha sido estudiado desde la época de Aristóteles y Ptolomeo, quienes propusieron la primera teoría para explicar la ilusión de la luna. Ésta es la teoría de la refracción que dice que la luna se ve más grande en el horizonte ya que pasan más rayos luminosos porque está más abajo en la atmósfera. Las primeras investigaciones sobre el tema se dieron en 1940 y propusieron una segunda teoría que explicaba la ilusión gracias a la diferencia de posición de nuestros ojos y nuestra cabeza al mirar al horizonte y al cenit. Actualmente, se comprobó que estas posición no son válidas. “Ahora sabemos que la luna ocupa la misma área sobre la retina en ambas posiciones, la del horizonte y la del cenit” (Matlin & Foley, 1996, Pág 211). Por lo tanto, la explicación debe ser psicológica.

La primera teoría psicológica es la llamada Teoría de la distancia aparente, que se basó en reportes de observadores y concluyó que un punto en el horizonte parece estar más alejado que uno en el cenit. Es por esto que KaufMan y Rock concluyeron que percibimos el cielo como “aplanado” (Ver figura 1.1). Ya que percibimos el cielo como un plato, pensamos que la distancia al horizonte es más larga que la del cenit. Si sabemos que la luna ocupa el mismo tamaño en la retina en cualquier posición y nuestra mente percibe la distancia del horizonte más larga que la del cenit, nuestra mente nos traiciona ya que si ocupan el mismo tamaño en la retina pero la luna en el horizonte está “más lejos”, debe ser más grande que la que está más cerca. Por ejemplo, si vemos una persona en frente nuestro y otra a 10 metros del mismo tamaño, la persona que está a los 10 metros debe ser enorme, ya que por la ley de perspectiva, los objetos a mayor distancia se ven más pequeños. Pero esta teoría se complica ya que a simple juicio los observadores reportan la luna que ven más grande como más cercana, pero al pensarlo, sí la reportan más lejos gracias a la teoría de distancia aparente. En general, esta teoría sostiene “…que el terreno por debajo de la luna… es la mayor fuente de la ilusión de la luna” (Matlin & Foley, 1996, Pág 212).

La segunda teoría psicológica, propuesta por Restle (1970), explica la ilusión de la luna como una comparación de tamaños con los objetos que se encuentran alrededor de ella. Si comparamos la luna en el horizonte con árboles y edificios que la rodean, estos que ocupan tamaños retinianos pequeños, hacen que se vea más grande. Así mismo, “en comparación con el cielo enorme, la luna se ve más pequeña” (Matlin & Foley, 1996, Pág 213). Esta teoría se llama la Teoría de la referencia.

Por último, está la teoría del pasaje terrestre propuesta entre 1984- 89 por Reed, que dice que tratamos a la luna como si hiciera parte del paisaje terrestre. Es decir, que estamos acostumbrados a la ley de perspectiva.

La razón por la cual se han propuesto tantas teorías sobre la ilusión de la luna es que ninguna es convincente. Hoy en día no se ha encontrado una explicación 100% verdadera a esta ilusión. Sin embargo, este tema sigue siendo investigado y su valor es esencial por lo que puede decirnos acerca de la percepción del tamaño.

Referencias:
-Matlin, M. W., & Foley, H. J.. (1996). Sensación y percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana. Caps 6.
-Rubin, E (1912/ 2000) The moon illusion. En Yantis, S. (Ed) Visual Perception. Philadelphia: Psychology Press.