Conos y Bastones


En la retina se encuentran células receptoras para la luz, llamados fotorreceptores. Estos absorben la luz y trasforman la información para ser trasmitida por las neuronas (Matlin, 1996). Los fotorreceptores contienen los conos y los bastones, que se encuentran en la parte posterior del ojo (ver imagen 1). Ambos tipos celulares establecen una conexión sináptica directa con interneuroras, células bipolares, que conectan a las células fotorreceptoras con las células ganglionares.
A continuación, se explicará cómo se diferencian los conos y los bastones, y su actuación en la trasformación de la información de los rayos luminosos a las neuronas.



Sin_título.png




























Image6.gif



conos_y_bastones.jpg




El segmento externo está especializado en la fotorrecepción y presenta una elaborada ordenación de unos 1.000 discos membranosos apilados ricos en pigmentos visuales (rodopsina en el bastón y yodopsina en el cono); los discos en los bastones están separados de la membrana plasmática al contrario de lo que ocurre en los conos. El segmento interno conecta con el externo mediante un cilio modificado que contiene nueve pares de microtúbulos, pero que carece de los dos pares de microtúbulos centrales; el segmento interno contiene el núcleo, las mitocondrias y demás estructuras citoplasmáticas. El terminal sináptico, por último, entra en contacto con una o más células bipolares.


Conos

Los conos se encuentran específicamente en la fóvea, permitiendonos una visión fotópica y una visión de colores, activandose en el día. La cantidad de conos que contiene el ser huano, es relativamente baja a compracion de la cantidad de bastones que se poseen. Estos se adaptan rapidamente al cambio de luminosidad presente, sin embargo, son estos los que hacen que no seamos capaces de detectar estimulos luminosos debiles, es decir, son menos sensibles. Sin embargo, los conos proporcionan una mayor agudeza y resolución espacial, debido a la poca convergencia que presentan.
Se ha establecido que existen tres tipos de conos que dependen de su fotopigmento. Estos tipos de conos, tienen retineno-1,11-cis más tres diferentes opsinas que permiten responder a diferentes longitudes de onda y ver los colores. Los pigmentos visuales son la eritropsina que responde selectivamente a la exitación del rojo, cianopcina absorbe longitudes de onda dentrod e los rangos del azul, y la cloropsina es descompuesto por el verde. Sin embargo, el fotopigmento encargado de empezar la cascada de liberaciones para permitir la trasduccion de la luz en los conos se llama CONOPSINAS.



La via de los conos hacia las células ganglionares tiene un número menor de elementos sinápticos. Los conos hacen sinapsis con las neuronas horizontales y bipolares. A su vez las neuronas bipolares hacen sinapsis con neuronas amacrinas y ganglionares a nivel de la capa plexiforme interna. las neuronas horizontales hacen sinapsis con fotoreceptores distales y proximales. Los fotoreceptores expresan glutamato y las neuronas horizontales GABA, lo que permite inhibición de los fotoreceptores proximales a las neuronas horizontales y delimitar el campo receptivo. (Pinel, 1990)

Para entender lo anterior de una mejor manera, cuando la luz llega a los conos, ocurre un cambio conformacional de las conospinas.seguido a ésto, ocurre una activacion de la transducina (proteina G), activando la fosfodiesterasa . ocurre una hidrólisis de la GMP, es decir, de un segundo mensajero que logra mantener abierto el canal de Na+. despolarizando parcialmente al fotorreceptor. cuando se hidrólasa, se cierran los canales de Na+, y ocurre una hiperpolarización (Cardinalli, 1992).



Bastones

Los bastones son fotopigmentos, que permiten ver en condiciones de poca luminosidad. Su cantidad es superior comparado con los conos, ciento veinte mil millones y su longitud de onda es de 498 nm (Matlin, 1996). La visión que se logra percibir es de poca agudeza y solo se pueden percibir blancos y negros. Los bastones, a diferencia de los conos, permiten la adaptación a la oscuridad, mediante el incremento de la sensibilidad para la persona que está observando. La adaptación a la oscuridad, tarda aproximadamente 30 minutos. En la imagen 2, se observa, la relación entre el tiempo en la oscuridad y la intensidad del estimulo (umbral).

Sin_título2.png


Los fotopigmentos son los encargados de empezar la cascada de liberaciones para permitir la trasducción de la luz. Estos se desprenden por parte los bastones o los conos. En los bastones, el fotopigmento es la rodopsina que es sintetizado por la vitamina A. (Carlson, 2006) Cada fotopigmento absorbe luz en una proporción específica del espectro, los bastones lo hacen por fuera de la fóvea (periferia). Cuando no hay luz los componentes de la rodopsina son estables; debido al GMP cíclico los canales permiten el paso de Na+ y Ca+2, , esto provoca que el potencial esté menos polarizado, y como consecuencia el glutamato sigue liberando (Carlson, 2006). Por el contrario, cuando los bastones son expuestos a la luz, estos se rompen en dos componentes, la opsina de bastón y retineno. Luego la opsina cambia de color rosa a un amarillo pálido. provocando una trasformación en el potencial de membrana del fotorreceptor; lo que modifica la cantidad de glutamato que libera.






referencias:





Carlson, N. R. (2006). Fisiología de la conducta. Madrid: Pearson/Addison Wesley. Cap 3.
Kolb, B., & Whishaw, I. Q. (2006). Neuropsicología humana. Buenos Aires: Medica. Cap 2.
||Matlin, M. W., & Foley, H. J. (1996). Sensación y percepción. México: Prentice Hall Hispanoamericana. Cap. 3 pp. 50---71
http://www.uco.es/organiza/departamentos/publicaciones/fisiovet/tema4.html
Pinel, John P.J. (1990). Biopsychology. Boston: Pearson Education, Inc. Cap 4.
Cardinalli, Daniel P. (1992). Manual de Neurofisiología. Madrid: Ediciones Diaz Santos. S.A. cap 3.